Las tendencias del 2018 para el banquete de vuestra boda

¿Estáis preparando la boda de vuestros sueños? Sabemos que esto muchas veces puede ser un proceso complicado a la vez de ser unos días únicos e inolvidables llenos de ilusión, pero son tantas las cosas que hay que pensar y queremos que todo salga tan perfecto, que muchas veces y en muchos momentos la organización de una boda se nos puede hacer cuesta arriba.

En el blog http://restaurante-bodas.com/ sabemos lo importante que es para vosotros este eventos y por esta razón, queremos ayudaros en todo lo que esté en nuestras manos por esta razón os proporcionamos un gran abanico de artículos en los cuales encontraréis muchos consejos, ideas y las últimas tendencias para vuestra boda. Como por ejemplo el nuevo artículo de hoy, en el cual queremos hablaros de cuáles son las tendencias para preparar el banquete de las bodas durante este año.

 

Los alimentos de vuestra boda

A la hora de escoger el menú para el catering de vuestra boda, una de las mayores tendencias de este último año, es escoger comida sana con  opciones veganas y vegetarianas, ya que cada vez son más y más las personas que optan por eliminar la carne, el pescado y otros productos de origen animal de su dieta diaria, por lo tanto  la mejor opción para satisfacer a todos los invitados de vuestra boda, es intentar prescindir de estos alimentos.

Además, de esta forma se abre una gran cartera de platos diferentes y muy innovadores que podéis escoger para el día de vuestra boda, que seguro que sorprenderán a todos los invitados, ya que no son platos tradicionales.

Pero sobretodo, lo que se busca es ofrecer platos que sorprendan, por lo que aunque el menú lleve carne y pescado, otra de las tendencias es mezclar sabores en un mismo plato como por ejemplo mezclar dulce y saldo en el mismo plato.

 

La presentación del banquete

Sin ninguna duda otro de los puntos que también debemos de cuidar mucho en el banquete de una boda, no es solo el menú, sino la forma de presentarlo, una de las cosas que hay que pensar es la colocación de las mesas, las cuales hasta ahora lo más normal era hacer una mesa presidencial y luego muchas mesas redondas, pero ahora prefieren hacer una sola mesa larga, ya que es mucho más acogedor.

La vajilla, también es otro punto que se cuida mucho en los banquetes y se está dejando de utilizar la típica vajilla blanca elegante y se prefiere combinar colores y diseños diferentes, sencillos, frescos y juveniles.

Preguntas esenciales para escoger el restaurante de la boda

Escoger el restaurante de la boda es una de las partes más difíciles de la planificación de la boda, ya que se deben tener en cuenta muchos factores. Es importante que pensemos en nuestros gustos pero también en los de nuestros invitados, además de cubrir cualquier necesidad alimentaria que puedan tener, y todo esto sin salirnos de nuestro presupuesto.

Con tal de que nos sea mucho más sencillo tomar esta decisión, vamos a hacernos una serie de preguntas. Estas preguntas nos ayudarán a comprender mucho mejor cuales son nuestras prioridades y todo lo que debemos tener en cuenta a la hora de escoger un restaurante.

¿Habrá un coordinador durante el banquete?

Cuando decimos coordinador no nos referimos a un wedding planner que organice todo el evento, sino a una persona del restaurante que pueda estar durante todo el banquete con nosotros y que nos asegure que todo vaya a salir según lo previsto.

Además, siempre es mejor que haya alguien del sitio que nos garantice que todas las cosas van a estar tal y como las pedimos, desde los centros de mesa hasta la música del baile. Es por eso que esta es una de las preguntas más importantes que debemos realizar al restaurante, nos salvará de muchos apuros.

¿Cuántos espacios estarán a nuestra disposición?

Todos los restaurantes disponen de distintos espacios, y no es muy raro que en un mismo día tengan dos eventos, por lo que siempre es conveniente preguntas cuantos espacios estarán a nuestra disposición el día de la boda.

Es importante saberlo para que ese día no haya confusiones y tanto los invitados como nosotros nos sintamos cómodos. Cuando sepamos cuales serán nuestros espacios, siempre podemos pedir algún sitio más o menos para que el banquete salga tal y como habíamos imaginado.

¿Hasta qué hora podrá durar la fiesta?

Aquellos restaurantes que están al aire libre o los que no disponen de una buena insonorización suelen tener unas horas más estrictas de fiesta porque no pueden tener música fuerte hasta altas horas de la madrugada.

Es por eso que debemos preguntarlo antes de decidirnos por un restaurante, ya que nadie quiere empezar la fiesta y que en el momento más divertido se tenga que acabar. Esto se puede hablar y negociar fácilmente con el restaurante.

¿Disponen de menús personalizados?

La mayoría de restaurantes suelen tener menús cerrados para este tipo de eventos, de todas formas siempre lo podemos preguntar con tal de adaptar el menú a nuestros gustos y los de nuestros invitados.

Decoración para la ceremonia

Aunque la decoración es uno de los factores que más se tienen en cuenta en el momento de planificar la boda, lo cierto es que hay algunos detalles que no todo el mundo piensa, pero que pueden marcar la diferencia para vosotros y vuestros invitados.

Como planificar una boda no es tarea fácil, a continuación os daremos algunos trucos que podéis utilizar para que vuestro día sea perfecto y los invitados se sientan más cómodos y acogidos que nunca. Lo mejor de nuestros consejos es que cada pareja lo puede interpretar como quiera y hacer una versión personalizada de cada elemento de decoración que vamos a explicar.

Algunos trucos de decoración

    • Bienvenida: ya que los novios son los últimos en entrar a la ceremonia, es importante que los invitados se puedan sentir cómodos y agosto incluso aunque ellos no estén, para eso, crear un cartel de bienvenida o algo similar puede ser una muy buena idea. Dependiendo del estilo que tenga la boda o el lugar de la ceremonia, el cartel debe tener un diseño u otro. Por ejemplo, si la ceremonia es de estilo romántico y vintege podéis optar por una tabla de madera con flores o un tronco cortado a mano. Será un detalle precioso que encantará a todos los invitados. Si la ceremonia se realiza en el exterior o en el lugar caluroso, es una buena idea poner algunas bebidas con tal de apaciguar el calor y hacer mucho más agradable y amena la ceremonia.
    • El clima: cuando planeéis la fecha de vuestra boda debéis tener muy en cuenta la época del año en la que la vayáis a hacer, ya que dependiendo de esto, la decoración, comida y ropa variará. La estación del año se puede utilizar como un factor muy favorable para la decoración tanto de la ceremonia como del banquete de bodas. Por ejemplo, en otoño podemos decorar con hojas secas y tonos marrones, mientras que en verano, podemos utilizar flores coloridas y adornos más llamativos.
    • Crear un camino: ya que los novios no estaréis para guiar a todos los invitados hacia la zona de la ceremonia y los lugares donde se deben sentar, podemos optar por hacer un camino con la ayuda de pétalos, hojas secas o cualquier elemento que se nos ocurra. Será un toque realmente original y que encantará a todos los invitados.
    • Iluminación: si la ceremonia se realiza en el exterior y en un día soleado lo más probable es que no necesitemos ningún tipo de iluminación, de todas formas siempre podemos dar calidez colocando algún farolillo o luces pequeñas inmersas en la decoración. Por el contrario, si la ceremonia se realiza en el interior de un lugar, debemos escoger la iluminación perfecta con tal de crear una atmósfera íntima y acogedora.

Otros aspectos de la decoración que debemos tener en cuenta pueden ser los asientos para los invitados, el altar, la forma de llevar los anillos, entre otros. Todos estos factores debemos relacionarlos con la decoración principal con tal de crear la mejor atmósfera para el día de vuestra boda.

Las bodas más originales

Bienvenidos un día más al blog de restaurante-bodas.com, como ya sabréis somos un portal en el cual podréis encontrar todo relacionado con las bodas, consejos tips y mucho más, por esta razón si tienes fecha para casarte o tienes ganas de hacerlo, no te puedes perder ningún artículo de nuestro blog.

 

Haz tu boda diferente al resto

Seguramente todas las bodas a las que hayáis asistido son prácticamente iguales, pero la tuya no quieres que sea así, ya que es un da para recordar y disfrutar, y que mejor que además de recordarlo tú como uno de los mejores días de tu vida, también puedan ser todos los invitados quienes la recuerden como una de las bodas más originales y diferentes a las que han asistido.

Además, la idea de boda que teníamos hace unos años está evolucionando y cambiando con tal de adaptarse a los nuevos tiempos que corren, en los cuales los modelos familiares son distintos, así como el concepto de ocio y de celebración.

Por esta razón, en el nuevo artículo de hoy, queremos daros algunos consejos, sobre diferentes tipos de bodas que podéis hacer para que sea original y que se adapte a lo que estáis buscando.

 

Ideas para una boda original

    • La primera opción que os traemos si queréis darle un toque diferente a vuestra boda, es la boda a la italiana, en la cual se colocan largas mesas en las cuales cada uno se puede sentar dónde quiera y con quién quiera creando un ambiente muy distendido. Además, la comida debe ser italiana, alejándonos de los típicos platos para bodas, y sirviendo una buena pasta fresca y otros productos típicos italianos.

    • ¿Os gustan los cuentos de hadas y queréis que vuestra boda sea uno de estos cuentos? Crear un cuento de hadas en vuestra boda es una de las opciones que os podéis plantear si queréis una boda mágica, para ello, es importante que busquéis el lugar adecuado, el cual represente un bosque y que tenga todas las características típicas de estos entornos, como por ejemplo una luz muy calidad con pequeñas luces muy brillantes.

    • Si lo que de verdad os gusta a vosotros y a vuestros invitados es la gastronomía, podéis organizar una boda al aire libre en la cual las cocinas y los cocineros estén a la vista de todos los invitados. Además, les podemos ofrecer una carta con diferentes opciones tanto de primeros como de segundos y de esta forma se prepare en el momento y ellos puedan ver cómo han preparado su plato.

    • Lo mejor para las bodas es dejarse llevar por los hobbies de los novios, por ejemplo si sois amantes de volar, podéis celebrar la boda en un aeródromo y llegar en avión hasta allí mientras los invitados os esperan. En cambio si sois amantes de los animales y del ambiente rústico, podéis celebrar la boda en una hípica con mesas de madera y hierro frente a las cuadras junto una gran barbacoa.

Fuente: https://webnovias.com/organiza/banquetes-de-boda/10-ideas-para-una-boda-totalmente-diferente/

 

Restaurante bodas: Maneras de servir la tarta

Nos encanta ese momento mágico que supone el colofón de toda una celebración y que sucumbe al instante fotográfico que, tras el beso del sí quiero, resume a la perfección la unión entre dos personas: cortar la tarta del enlace. Esa tradición de toda boda en la que los contrayentes se aproximan a un lugar estratégicamente colocado, para tomar la famosa “espada” y cortar un pedazo de tarta para, posteriormente, brindar con dos copas de cava entrelazadas.

Ese esperado momento se repite boda tras boda, pero en cada una de ellas es totalmente diferente y transmite sensaciones únicas, pues no hay dos parejas iguales, con los mismos invitados y, aquí viene el kit de la cuestión, dos escenificaciones idénticas. Como testigos de muchos enlaces en nuestro restaurante bodas Can Mauri en Sabadell, hemos visto y participado en numerosos estilos de servir la magnificencia de la tarta. Este arte confiere y determina ciertos aspectos de la velada, como la propia disposición de las mesas o, lógicamente, la sorpresa mayúscula de propios y ajenos ante el descubrimiento de otro de los secretos mejor guardados.

Maneras de servir la tarta hay muchas pero, ¿conocéis las más pintorescas y extravagantes? ¿Las más románticas y recordadas? En nuestro post de hoy en el blog de Restaurante-bodas.com, queremos hacer honor a este instante maravilloso que es la guinda del pastel, y nunca mejor dicho, de todo enlace. El fin de fiesta a toda una celebración por la que han pasado la ceremonia religiosa, o civil; el posado con los ya marido y mujer, la degustación del deseado aperitivo de bienvenida al banquete, y la lujosa comida en un magnificente restaurante bodas.

Hay restaurantes que tienen su propia tradición y otros que están abiertos a las proposiciones de los novios, más tradicionales o totalmente sorprendentes.

restaurante bodas ceremonia bodas sabadell

Restaurante bodas en Sabadell: el colofón de una gran fiesta

Por ejemplo, un ingrediente que no debe faltar en ninguna de estas presentaciones, es la música. A partir de este momento, la imaginación y las ganas de dejar boquiabiertos a los invitados corren por cuenta de los organizadores, es decir, novios y personal del restaurante bodas.

Una forma romántica, natural, pero algo peligrosa, fue la que vivimos en el enlace de Javi y Anabel, donde la tarta llegó en un iluminado carruaje tirado por dos caballos. La escenificación fue sublime y todos los presentes se sorprendieron por la originalidad del momento y la brillantez de los profesionales del restaurante bodas por lograr servir la tarta. Eso sí, a cada lado del carruaje se situaron los pertinentes responsables de que ese instante único fuese tan mágico, y sin incidentes, como se esperaba. Otra fue la que vivimos en la boda de Albert y Eva. En esa ocasión, frente a la mesa de los novios surgió del suelo una cortina de humo de la que súbitamente apareció la gloriosa tarta. Ni los novios esperaban esa entrada triunfal y de ensueño para su pastel de bodas. Los organizadores del restaurante bodas se tomaron su trabajo para hacer del día de la pareja un auténtico día especial. Y otro ejemplo más. Este lo vimos en la boda de Xavier y Carmen. Los novios tras terminar de comer desaparecieron sin que los invitados apenas se percataran de su ausencia. De pronto, la música anunciaba el esperado momento. Sin luces y con la banda sonora favorita de la pareja sonando de fondo, la pared principal del restaurante bodas se abrió y en él aparecieron los flamantes novios al lado de su gran tarta.

Muchas son las posibilidades y maneras de servir una tarta el día de nuestra boda como podéis ver, y los ejemplos son tan diversos como el restaurante bodas y los novios quieran. ¿Cuál fue la manera en que se sirvió vuestra tarta? ¿Queréis saber cuál, o cuáles, realizamos en el restaurante bodas Can Mauri en Sabadell? Como el vestido de la novia, ese es nuestro secreto mejor guardado y hasta el día de la celebración, no lo podréis descubrir. Nos vemos en el siguiente post de nuestro blog Restaurante-bodas.com. 

 

Bodas: Peculiaridades y supersticiones

Supersticiones. Creencias que marcan la vida de un modo o de otro. Hay quienes creen que por llevarlas a cabo, o por el contrario, evitarlas, se librarán del contexto que llevan interiorizado, pero no por ello, en realidad, las cosas saldrán bien, o mal.

En la vida, hay miles de cuchicheos de esta índole que afectan a múltiples campos de acción, y por supuesto, uno de ellos es el de las bodas. Una boda se compone de momentos, y cada momento tiene su qué. Peculiaridades que hacen del devenir de ésta una boda diferente y original.

Porque seguro que ya los conocéis, pero sobre todo para recordarlas todas; hoy en nuestro blog de Restaurante Bodas, queremos hablar sobre estas peculiaridades y supersticiones que envuelven el misterio de toda boda. Tradiciones que con el paso de los años se han seguido manteniendo y han hecho de cada enlace, un rito único y maravilloso, que forma parte de aquel álbum que pasará a nuestra memoria histórica, denominado “Los mejores días de mi vida”.

Por ejemplo, comencemos por ellas y por aquello que generación tras generación, se ha ido trasladando de madres a hijas y se ha convertido ya en todo un ritual cuando debemos vestirnos de blanco. Y es que en nuestro vestuario no pueden faltar tres cosas: algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul. Empezamos con las supersticiones. Normalmente, algo nuevo lo es el vestido, los zapatos, la ropa interior… Cosas que verdaderamente, estrenamos ese día, porque es único y especial. Algo prestado, pasa comúnmente porque alguien nos preste alguna joya antigua que podamos lucir ese día acorde con el traje de novia que llevamos. Algo viejo, para mostrar el sentido de continuidad en la vida, y que puede ser también una joya propia, un pañuelo… Y, finalmente, el azul, que puede verse reflejado en cualquier detalle: una horquilla de pelo, una cinta, el ramo de flores, pero la gallina de los huevos de oro, en este sentido, suele pasar por la liga. Otra peculiaridad inolvidable. Toda novia tiene que llevar ese complemento bajo los faldones. Por tradición, para posibles sorpresas durante el transcurso de la boda… ¡Quién sabe! Ahí reside la magia. Pero es indispensable llevar este complemento para ellas.

Otra superstición más que instaurada en toda boda, que les afecta a ellas pero también a ellos, es el traje, o vestido, de novia. Como reza el dicho, es el secreto mejor guardado, y por ello, nadie a excepción de ella y de sus compinches a la hora de elegirlo (alguna amiga, madres, hermanas…), son las encargadas de mantener en vilo a propios y ajenos, hasta el momento crucial, la entrada en la iglesia, o si es por lo civil, juzgado. Dice la superstición que sino, trae mala suerte para la pareja.

 

bodas en sabadell cerdanyola

¡Y no se te olvide, novia! Tienes que llegar un pelín tarde a la cita. Tampoco hace falta hacer esperar a los invitados una hora, pero unos minutillos de intriga y suspense, funcionan más que bien.

Al salir de la iglesia, también es tradición, lanzar el típico arroz o, en estos últimos tiempos, pétalos de rosas a los novios, como símbolo de fertilidad. La verdad, que nos parece muy bien que todos nos deseen prosperidad y consumación en nuestro matrimonio, pero seguro que si preguntamos por ahí, o por haberlo vivido en nuestras propias carnes e nuestra boda, el arroz duele. Si no queréis que vuestra integridad física peligre, decidles a vuestros invitados que sean más originales y se ahorren ese alimento que, además, convierte el impecable esmoquin del novio, en un perfecto traje a lo dálmata.

Podríamos seguir, pues peculiaridades y supersticiones de este tipo, en bodas, hay muchas. Por muy poco supersticiosos que seamos, seguro intentaremos cumplirlas. Todos lo hacemos, en menor o mayor grado. Desde Restaurante Bodas, os deseamos toda la suerte y que disfrutéis de un día inolvidable en vuestra boda.

 

 

Ponle un digestivo a tu menú

Ponle un digestivo a tu menú

Qué decir de lo que es acudir a una boda. Además de saber de sobras todo lo que ello supone a nivel de tener que comprar el vestido, o traje, acorde para la ocasión, junto con todos los complementos que casen a la maravilla con éste; también tenemos que tener en cuenta las sesiones de maquillaje, peluquería, los presentes para los novios y, lo más importante, la dieta. Si, si, leéis bien. La dieta. Porque quien no ha soltado nunca la típica frase antes de la boda: “Uf, hoy no como mucho que mañana tengo una boda y ya comeré más de la cuenta”, o la del día de después: “Para nada tengo hambre. Ayer me llené demasiado en la boda. Hoy con un yogurt o una ensalada ligera, paso”.

Todos sabemos lo que una boda implica a nivel alimenticio. Por mucho que tratemos de redimirnos, no todos los días nos invitan a un acontecimiento de tan alta categoría y tenemos el gusto de comer en un restaurante habilitado y especializado en la preparación de complejos, sorprendentes y deliciosos menús de boda.

Es por ello que, aunque las tendencias ya lo marcan, a día de hoy tenemos que incluir en nuestro menú ese alimento que permita a nuestro estómago marcar un antes y un después de cada plato. Un alto en el camino que nos ayude a digerir y nos permita hacer un “break” entre el abundante aperitivo y el copioso menú de boda. ¿Cuál es ese plato? Tan sencillo como un digestivo en forma de sorbete o helado, preferiblemente, de sabores ácidos, como el melón, la hierbabuena, el limón, la mandarina y demás cítricos que, realmente, ayudan a nuestro estómago en la tarea de asimilar la gran cantidad de comida que ingerimos en el menú de toda boda.

Los digestivos de estas características son el elemento ideal entre los dos platos fuertes del banquete. Tras el aperitivo y el primer plato, viene bien un merecido descanso estomacal. Ahí es donde, se ha introducido el digestivo, para preparar luego a nuestro cuerpo para recibir el segundo plato, más consistente todavía que el primero, y el postre.

Este “entre-plato”, realmente beneficia a ambas partes en la consecución del menú de una boda. Por un lado, y el que principalmente nos afecta, darnos el necesario espacio de tiempo, y las sustancias, para que nuestro estómago asemeje los alimentos hasta entonces ingeridos; y por el otro, para los propios restauradores, quienes sirviendo este digestivo, disponen de un respiro para trabajar en la correcta presentación del siguiente plato del menú.

Ya lo sabéis, si queréis evitar que vuestros amigos y familiares se “quejen” de las inmensas cantidades de comida, o ayudarles a que no se les hagan tan pesadas, apuntaos un digestivo entre plato y plato del menú de boda para, de algún modo, colaborar junto con vuestro estómago a evitar futuros insufribles dolores e hinchazones de barriga por empacho. Qué al día siguiente, seguro, los habremos olvidado, pero al momento…

¿Carne o pescado?

¿Carne o pescado?

Esa suele ser una pregunta que aparece, y atormenta a las parejas, a la hora de diseñar el menú de bodas ideal. Después de haber degustado todos los sabores habidos y por haber en el aperitivo, y para lograr contentar al máximo de gente posible, ¿qué tenemos que poner ahora entre los platos principales de nuestro menú? ¿Carne? ¿Pescado? ¿Ambos? ¿Ninguno?

Como todo en esta vida, las posibilidades son varias. Nunca terminaremos de acertar con las preferencias y gustos de todas las personas que asisten a nuestra boda, por lo que, por muy presionados que nos sintamos, tenemos que obrar en calidad de anfitriones y decidir por nosotros mismos.

Tomar la decisión, es difícil. Todos los platos parecen adecuados y siempre surge algún “pero” que termina por eliminar el que parecía el definitivo.

Cuánto al tipo de alimento que introducir surge esta duda: los invitados ¿qué querrán? Después de hartarse a comer en el pica-pica, ¿serán más de carne, o de pescado? ¿Preferirán algo más ligero, o bien por el contrario seguirán con hambre y esperarán encontrarse con un suculento y gran trozo de carne?

La verdad es que, como expertos asistentes de bodas, y tras haber confeccionado miles de menús de bodas, hemos podido percibir como gran parte de las parejas que se casan, toman la vía más lógica: combinar ambos. Dar a sus invitados la opción de no tener que elegir y disfrutar de los dos alimentos: carne y pescado. Sólo que, obviamente, servidos de modo que cada uno responda a su función dentro del menú de bodas.

Por ejemplo, una solución que creemos que es apropiada, es la de introducir el pescado en un primer plato, más ligero, pues los invitados llegan con el vientre hinchado tras, literalmente, “ponerse las botas” en el aperitivo inicial. Una ensalada peculiar que contenga una gambas aliñadas con su toque especial, unos rollitos de salmón ahumado rellenos, o, porque no, unos canelones, o lasaña fresca, de pescado. Hasta aquí hemos introducido el pescado de distintos modos, con platos que, si queremos, no son para nada muy pesados.

Es el turno pues de la carne. Aunque el problema ya lo hemos solucionado porque no sabíamos cómo introducir ambos platos, que suelen considerarse fuertes en toda comida que se precie. Habiendo introducido parte de pescado en el primer plato, sólo debemos escoger qué carne y cómo vamos a servirla. Qué decir que, lógicamente, es más sencillo introducir el pescado en un primer plato y de este modo ligero, que no la carne. Por tradición, la carne es un alimento mucho más consistente, digno de ser el plato fuerte de toda comida, por ello, es más fácil dejarla para el final.

La elección decisiva la tenéis vosotros. Mejor que nadie sois quiénes conocéis las preferencias de vuestros invitados, así como las propias. Escoger uno u otro plato no determinará el éxito, o el fracaso, de toda una celebración que se mide por el cómputo global de su desarrollo, no por servir una ensalada delicatesen y pescado, o carne, en su salsa.

Valorad pues todas las opciones y escoged la que más os convenga y apetezca.

Las tartas nupciales

Las tartas nupciales

 

Las bodas son acontecimientos repletos de secretos: el vestido de la novia, el restaurante elegido, el menú de bodas, las sorpresas que puedan devenirse a lo largo de la celebración… Y otro de los platos fuertes del día: la tarta nupcial.

Con el paso del tiempo la evolución de ésta ha sido sorprendente. Empezamos hace años con un pastel más bien clásico, y hoy hemos llegado a extremos asombrosos con tartas que no cumplen con la típica imagen que tenemos del pastel que no puede fallar en cualquier casamiento.

Edificios de varios pisos, formas extravagantes que pretenden imitar algún detalle especial para los novios, incluso tartas elaboradas por porciones individuales, más fácil de servir para el personal del restaurante.

Elegir la tarta para vuestro gran día es otro punto clave. Además de con el menú de bodas, con el que siempre se sorprenden unos y otros, si lo vuestro es llamar la atención, la tarta nupcial puede ser el elemento perfecto para dar el cante y que nadie olvide el día de vuestra boda.

La libertad es inescrutable. Dentro de los límites de la imaginación, y respetando siempre las leyes de la gravedad, todo está permitido. En nuestro país no se ha tomado por costumbre contar con pasteles demasiado drásticos. Más bien, somos bastante clásicos, aunque vamos actualizando la corriente a las tendencias más innovadoras de tartas nupciales. La tematización de bodas, tampoco es nuestro punto fuerte. Para esto ya están los americanos. Y es que la verdad, es así.

¿Quién no se ha sentado frente al televisor y en determinados canales se ha topado con programas dedicados, única y exclusivamente, a seguir a los pasteleros encargados de diseñar el pastel ideal para cada pareja de novios que se casa? Novios que buscan ese punto de inflexión en su enlace. A veces dar la nota, otras sorprender, pero siempre con el mismo fin: que sea permanentemente recordada y se hable de ella.

Desde maquetas de cualquier elemento que respondan a algún detalle relacionado con los novios, hasta un apocalipsis azucarado. ¿Qué tal si convertimos a los novios en tarta? He aquí una selección de las tartas más extrañas que se pueden ver, por increíble que parezca.

Las tendencias actuales en tartas nupciales en nuestra casa son más recatadas, pero no por ello debéis amilanaros. Si tenéis ganas de ser el centro de atención con vuestro pastel de bodas, no dudéis en personalizarlo. La cuestión es disfrutar de ese dulce al final de la comida y cumplir con dos rituales inapelables cuando éste se nos presenta delante: cortarlo con la clásica espada y brindar por nuestro matrimonio, junto a nuestro marido o mujer, cruzando las copas. Da igual la forma de la tarta, o si nos hemos decantado por sabores tan atípicos como la crema, cuando hoy parece triunfar el chocolate. Lo importante es disfrutar de ese dulce momento único y compartirlo junto con nuestros familiares y amigos.

Tentempié: el rey de las bodas

Tentempié: el rey de las bodas

Una de las partes que mejor preparan los novios para el día de su boda, es toda la parte que se cierne sobre el restaurante. Básicamente, la mayor parte de esta celebración se sucede entre estas cuatro paredes y comida, mucha comida y bebida.

A nadie escapa que el día que vas a una boda, por muy pronto, o tarde que sea, no vas a comer nada hasta que te lo sirvan allí. De por sí, siempre cometemos el error de comprarnos el vestido más ajustado, o el traje más entallado, para “lucir palmito” en el enlace, pero nos arrepentimos enseguida después de haber probado un par de trozos de jamón y una croqueta. Nos encontramos hinchados y parece mentira que, de ser devorados por la propia hambre, pasemos a ni mirarnos platos que se suceden por delante de nuestra vista con una pinta increíble.

La verdad es que, somos muchos los que, la mayor parte de veces, con un tentempié consistente y el pastel, o tarta, nupcial, habríamos cumplido con nuestras expectativas de una gran comida. Pero no, luego del pica-pica, con el que ya hemos hecho el cupo, queda un variado largo y tendido menú de bodas.

Quién sabe si por el miedo de quedarse cortos, o por lo que se nos llegan a ir los oídos y la vista cuando pactamos esta parte de nuestro enlace con los miembros del restaurante elegido; tendemos a presentar un aperitivo demasiado completo. Los invitados, aunque llegan hambrientos al convite, suelen quedar más que satisfechos con esta primera parte del menú de bodas.

Este tentempié debe responder a dos visiones. Nadie puede negar que es el rey de todas las bodas, por lo que si apostamos por invertir fuertemente en él, aprovechemos por reducir, en consecuencia, el menú en sí de la boda. En servir platos más ligeros y no muy cargados con guarniciones.

Mientras que, si por el contrario, ese mismo tentempié es más escueto, podremos recrearnos más en ofrecer un menú sólido, con platos fuertes y todos los acompañamientos que queramos.

Escoger una de estas opciones permite desarrollar una estrategia, u otra, a la hora de planear con los encargados del restaurante el menú de bodas.

En estos últimos tiempos, como decíamos, el aperitivo se ha convertido en el rey de los menús de bodas. Los invitados disfrutan, esperando a los novios, de pasar un rato agradable junto al resto de invitados y picando, por aquí y por allá, de platos con raras combinaciones, sorprendentemente deliciosas a la vez. Así que nos es de extrañar que en nuestra futura boda invirtamos en él. La recomendación que os hacemos. En tal caso, sin desmerecer la importancia de un buen tentempié, estad atentos al menú de boda que elegís.

Cuanto mayor sea vuestra inversión en esta primera parte, menor debería serlo en la segunda. Siempre habrá quien se quede con hambre, pero a grandes rasgos, seguro habréis acertado y vuestros invitados se irán, al final de la fiesta, satisfechos y con la barriga llena.