Organizar una boda: principales pasos

Bienvenido un día más al blog de Restaurante Bodas, en la nueva entrada de hoy hablaremos sobre los pasos que debemos seguir a la hora de organizar una boda, desde el principio hasta el final. Estos pasos se pueden hacer con una antelación de dos años, o dejar para unas semanas antes de la boda.

Por supuesto, la mejor opción es planear la boda con el tiempo suficiente con tal de que todo salga como queremos y no haya incidencias que después no podamos solucionar a tiempo para el gran día.

Pasos a seguir

A continuación veremos una lista donde hablaremos detalladamente de cada uno de los pasos que debemos seguir para que nuestra boda salga tal y como la habíamos imaginado:

    • Elegir fecha: por supuesto, lo primero que debemos hacer antes de organizar el resto de la boda es escoger una fecha. Si no tenemos la fecha no podemos seguir con el resto de pasos, ya que todavía no sabremos para cual será el restaurante o el precio de varias cosas que variará según la época en la que nos casemos.
    • Definir un estilo: una vez tenemos la fecha, es el momento de definir un estilo. Cuando sepamos cómo queremos que sea el estilo de nuestra boda, sabremos qué tipo de decoración debemos contratar y a que restaurantes tenemos la opción a ir dentro de nuestras posibilidades de diseño. El estilo de nuestra boda puede ser el que queramos, ya que debe reflejar la personalidad de los novios.
    • Establecer un presupuesto: si pensamos en un orden lógico, primero debemos definir el presupuesto y después el tamaño de la boda, ya que si lo hacemos al revés, lo más probable es que necesitemos un presupuesto mucho más elevado. Una vez sepamos lo que nos podemos gastar, debemos crear una lista de prioridades y gastar el presupuesto en lo más importante.

    • Lista de invitados: si queremos invitar a mucha gente a nuestra boda, es necesario tener claro que no hay nada más importante que tener cerca a los amigos y familiares más cercanos. Los novios deben ponerse de acuerdo sobre los invitados que podrán asistir a la boda, es cosa de dos.
    • Vestido y traje: tanto el vestido de la novia como el traje del novio son factores muy importantes para cualquier boda. Lo más seguro es que necesiten unos arreglos para hacerlos a medida, es por eso, que debemos mirarlo con mucho tiempo de antelación.

Por supuesto, además de organizar esta fantástica boda, también deberemos tener en cuenta la luna de miel. Así que, una vez tengamos la boda organizada, es momento de ponernos a buscar los mejores destinos.

Fuente: https://www.expotuboda.com.mx/blog/organizacion/como-organizar-tu-boda-en-10-pasos/

¿Llevarías un velo de color en tu boda?

En este nuevo post hablaremos sobre la nueva tendencia que está surgiendo entre las novias en el año 2018: los velos de colores para novias.

En una boda no hay siempre porqué vestir de blanco, añadir un toque de color y romper con el blanco tradicional puede hacer que tu propio look de novia sea inmejorable. Un velo de color es la apuesta nupcial del momento, algo que demuestra elegancia, sin pretensiones ni estridencias y por todo ello, consideramos que es la tendencia del momento.

Consideramos que los velos de color deben adaptarse a la esencia que desprende cada novia. Porque según la personalidad que tenga cada una y el traje que quieran llevar, el color puede o no ser una opción. También, no debemos olvidarnos de que el velo debe estar sincronizado con el vestido y crear una armonía, para que, así, forme parte del traje completo y no se convierta en una pieza suelta.

Velos de colores para una boda

Velos de color verde

El verde puede ser un color de velo más atrevido. Simboliza la naturaleza, y representa armonía, crecimiento, fertilidad y frescura. Ideales para un paisaje natural. Siempre es una buena opción combinar el color del velo con algunas flores o detalles del ramo.

Además, los tonos verdes tienen una fuerte relación a nivel emocional con la seguridad, y es el color más relajante para el ojo. Pero cada tonalidad tiene un significado diferente, por ejemplo, el verde agua se asocia a la protección, y el color verde oliva es referencia de paz.

Velos de color rosado

El rosa recuerda al color de las princesas, ya que la mayoría de las princesas Disney se caracterizan por llevar un toque de este color. También, el color rosa representa el amor y el cariño a la maternidad.

Velos azulados

El azul simboliza el cielo y el mar, y esto se asocia a estabilidad y profundidad. Y los valores que transmite son lealtad, confianza, sabiduría, inteligencia, fe y verdad.

Según los expertos, “es un color fuertemente ligado a la tranquilidad y la calma”. Su tendencia fría está ligado además a la inteligencia y a la consciencia y pueden encontrarse desde velos en tonos azul cielo a otros más apagados o más púrpura.

Velos beiges y grises

Arriesgarás optando con colores más discretos, como beige o marrones claritos hasta grises. Así encontramos novias que se decantan por lucir un velo completamente dorado a modo de mantilla en chantilly y con bordados.

Fuente e imágenes: https://www.zankyou.es/p/llevarias-un-velo-de-color-en-tu-boda-inspirate-con-los-looks-de-estas-novias

Ponle un digestivo a tu menú

Ponle un digestivo a tu menú

Qué decir de lo que es acudir a una boda. Además de saber de sobras todo lo que ello supone a nivel de tener que comprar el vestido, o traje, acorde para la ocasión, junto con todos los complementos que casen a la maravilla con éste; también tenemos que tener en cuenta las sesiones de maquillaje, peluquería, los presentes para los novios y, lo más importante, la dieta. Si, si, leéis bien. La dieta. Porque quien no ha soltado nunca la típica frase antes de la boda: “Uf, hoy no como mucho que mañana tengo una boda y ya comeré más de la cuenta”, o la del día de después: “Para nada tengo hambre. Ayer me llené demasiado en la boda. Hoy con un yogurt o una ensalada ligera, paso”.

Todos sabemos lo que una boda implica a nivel alimenticio. Por mucho que tratemos de redimirnos, no todos los días nos invitan a un acontecimiento de tan alta categoría y tenemos el gusto de comer en un restaurante habilitado y especializado en la preparación de complejos, sorprendentes y deliciosos menús de boda.

Es por ello que, aunque las tendencias ya lo marcan, a día de hoy tenemos que incluir en nuestro menú ese alimento que permita a nuestro estómago marcar un antes y un después de cada plato. Un alto en el camino que nos ayude a digerir y nos permita hacer un “break” entre el abundante aperitivo y el copioso menú de boda. ¿Cuál es ese plato? Tan sencillo como un digestivo en forma de sorbete o helado, preferiblemente, de sabores ácidos, como el melón, la hierbabuena, el limón, la mandarina y demás cítricos que, realmente, ayudan a nuestro estómago en la tarea de asimilar la gran cantidad de comida que ingerimos en el menú de toda boda.

Los digestivos de estas características son el elemento ideal entre los dos platos fuertes del banquete. Tras el aperitivo y el primer plato, viene bien un merecido descanso estomacal. Ahí es donde, se ha introducido el digestivo, para preparar luego a nuestro cuerpo para recibir el segundo plato, más consistente todavía que el primero, y el postre.

Este “entre-plato”, realmente beneficia a ambas partes en la consecución del menú de una boda. Por un lado, y el que principalmente nos afecta, darnos el necesario espacio de tiempo, y las sustancias, para que nuestro estómago asemeje los alimentos hasta entonces ingeridos; y por el otro, para los propios restauradores, quienes sirviendo este digestivo, disponen de un respiro para trabajar en la correcta presentación del siguiente plato del menú.

Ya lo sabéis, si queréis evitar que vuestros amigos y familiares se “quejen” de las inmensas cantidades de comida, o ayudarles a que no se les hagan tan pesadas, apuntaos un digestivo entre plato y plato del menú de boda para, de algún modo, colaborar junto con vuestro estómago a evitar futuros insufribles dolores e hinchazones de barriga por empacho. Qué al día siguiente, seguro, los habremos olvidado, pero al momento…

¿Carne o pescado?

¿Carne o pescado?

Esa suele ser una pregunta que aparece, y atormenta a las parejas, a la hora de diseñar el menú de bodas ideal. Después de haber degustado todos los sabores habidos y por haber en el aperitivo, y para lograr contentar al máximo de gente posible, ¿qué tenemos que poner ahora entre los platos principales de nuestro menú? ¿Carne? ¿Pescado? ¿Ambos? ¿Ninguno?

Como todo en esta vida, las posibilidades son varias. Nunca terminaremos de acertar con las preferencias y gustos de todas las personas que asisten a nuestra boda, por lo que, por muy presionados que nos sintamos, tenemos que obrar en calidad de anfitriones y decidir por nosotros mismos.

Tomar la decisión, es difícil. Todos los platos parecen adecuados y siempre surge algún “pero” que termina por eliminar el que parecía el definitivo.

Cuánto al tipo de alimento que introducir surge esta duda: los invitados ¿qué querrán? Después de hartarse a comer en el pica-pica, ¿serán más de carne, o de pescado? ¿Preferirán algo más ligero, o bien por el contrario seguirán con hambre y esperarán encontrarse con un suculento y gran trozo de carne?

La verdad es que, como expertos asistentes de bodas, y tras haber confeccionado miles de menús de bodas, hemos podido percibir como gran parte de las parejas que se casan, toman la vía más lógica: combinar ambos. Dar a sus invitados la opción de no tener que elegir y disfrutar de los dos alimentos: carne y pescado. Sólo que, obviamente, servidos de modo que cada uno responda a su función dentro del menú de bodas.

Por ejemplo, una solución que creemos que es apropiada, es la de introducir el pescado en un primer plato, más ligero, pues los invitados llegan con el vientre hinchado tras, literalmente, “ponerse las botas” en el aperitivo inicial. Una ensalada peculiar que contenga una gambas aliñadas con su toque especial, unos rollitos de salmón ahumado rellenos, o, porque no, unos canelones, o lasaña fresca, de pescado. Hasta aquí hemos introducido el pescado de distintos modos, con platos que, si queremos, no son para nada muy pesados.

Es el turno pues de la carne. Aunque el problema ya lo hemos solucionado porque no sabíamos cómo introducir ambos platos, que suelen considerarse fuertes en toda comida que se precie. Habiendo introducido parte de pescado en el primer plato, sólo debemos escoger qué carne y cómo vamos a servirla. Qué decir que, lógicamente, es más sencillo introducir el pescado en un primer plato y de este modo ligero, que no la carne. Por tradición, la carne es un alimento mucho más consistente, digno de ser el plato fuerte de toda comida, por ello, es más fácil dejarla para el final.

La elección decisiva la tenéis vosotros. Mejor que nadie sois quiénes conocéis las preferencias de vuestros invitados, así como las propias. Escoger uno u otro plato no determinará el éxito, o el fracaso, de toda una celebración que se mide por el cómputo global de su desarrollo, no por servir una ensalada delicatesen y pescado, o carne, en su salsa.

Valorad pues todas las opciones y escoged la que más os convenga y apetezca.

Las tartas nupciales

Las tartas nupciales

 

Las bodas son acontecimientos repletos de secretos: el vestido de la novia, el restaurante elegido, el menú de bodas, las sorpresas que puedan devenirse a lo largo de la celebración… Y otro de los platos fuertes del día: la tarta nupcial.

Con el paso del tiempo la evolución de ésta ha sido sorprendente. Empezamos hace años con un pastel más bien clásico, y hoy hemos llegado a extremos asombrosos con tartas que no cumplen con la típica imagen que tenemos del pastel que no puede fallar en cualquier casamiento.

Edificios de varios pisos, formas extravagantes que pretenden imitar algún detalle especial para los novios, incluso tartas elaboradas por porciones individuales, más fácil de servir para el personal del restaurante.

Elegir la tarta para vuestro gran día es otro punto clave. Además de con el menú de bodas, con el que siempre se sorprenden unos y otros, si lo vuestro es llamar la atención, la tarta nupcial puede ser el elemento perfecto para dar el cante y que nadie olvide el día de vuestra boda.

La libertad es inescrutable. Dentro de los límites de la imaginación, y respetando siempre las leyes de la gravedad, todo está permitido. En nuestro país no se ha tomado por costumbre contar con pasteles demasiado drásticos. Más bien, somos bastante clásicos, aunque vamos actualizando la corriente a las tendencias más innovadoras de tartas nupciales. La tematización de bodas, tampoco es nuestro punto fuerte. Para esto ya están los americanos. Y es que la verdad, es así.

¿Quién no se ha sentado frente al televisor y en determinados canales se ha topado con programas dedicados, única y exclusivamente, a seguir a los pasteleros encargados de diseñar el pastel ideal para cada pareja de novios que se casa? Novios que buscan ese punto de inflexión en su enlace. A veces dar la nota, otras sorprender, pero siempre con el mismo fin: que sea permanentemente recordada y se hable de ella.

Desde maquetas de cualquier elemento que respondan a algún detalle relacionado con los novios, hasta un apocalipsis azucarado. ¿Qué tal si convertimos a los novios en tarta? He aquí una selección de las tartas más extrañas que se pueden ver, por increíble que parezca.

Las tendencias actuales en tartas nupciales en nuestra casa son más recatadas, pero no por ello debéis amilanaros. Si tenéis ganas de ser el centro de atención con vuestro pastel de bodas, no dudéis en personalizarlo. La cuestión es disfrutar de ese dulce al final de la comida y cumplir con dos rituales inapelables cuando éste se nos presenta delante: cortarlo con la clásica espada y brindar por nuestro matrimonio, junto a nuestro marido o mujer, cruzando las copas. Da igual la forma de la tarta, o si nos hemos decantado por sabores tan atípicos como la crema, cuando hoy parece triunfar el chocolate. Lo importante es disfrutar de ese dulce momento único y compartirlo junto con nuestros familiares y amigos.

Tentempié: el rey de las bodas

Tentempié: el rey de las bodas

Una de las partes que mejor preparan los novios para el día de su boda, es toda la parte que se cierne sobre el restaurante. Básicamente, la mayor parte de esta celebración se sucede entre estas cuatro paredes y comida, mucha comida y bebida.

A nadie escapa que el día que vas a una boda, por muy pronto, o tarde que sea, no vas a comer nada hasta que te lo sirvan allí. De por sí, siempre cometemos el error de comprarnos el vestido más ajustado, o el traje más entallado, para “lucir palmito” en el enlace, pero nos arrepentimos enseguida después de haber probado un par de trozos de jamón y una croqueta. Nos encontramos hinchados y parece mentira que, de ser devorados por la propia hambre, pasemos a ni mirarnos platos que se suceden por delante de nuestra vista con una pinta increíble.

La verdad es que, somos muchos los que, la mayor parte de veces, con un tentempié consistente y el pastel, o tarta, nupcial, habríamos cumplido con nuestras expectativas de una gran comida. Pero no, luego del pica-pica, con el que ya hemos hecho el cupo, queda un variado largo y tendido menú de bodas.

Quién sabe si por el miedo de quedarse cortos, o por lo que se nos llegan a ir los oídos y la vista cuando pactamos esta parte de nuestro enlace con los miembros del restaurante elegido; tendemos a presentar un aperitivo demasiado completo. Los invitados, aunque llegan hambrientos al convite, suelen quedar más que satisfechos con esta primera parte del menú de bodas.

Este tentempié debe responder a dos visiones. Nadie puede negar que es el rey de todas las bodas, por lo que si apostamos por invertir fuertemente en él, aprovechemos por reducir, en consecuencia, el menú en sí de la boda. En servir platos más ligeros y no muy cargados con guarniciones.

Mientras que, si por el contrario, ese mismo tentempié es más escueto, podremos recrearnos más en ofrecer un menú sólido, con platos fuertes y todos los acompañamientos que queramos.

Escoger una de estas opciones permite desarrollar una estrategia, u otra, a la hora de planear con los encargados del restaurante el menú de bodas.

En estos últimos tiempos, como decíamos, el aperitivo se ha convertido en el rey de los menús de bodas. Los invitados disfrutan, esperando a los novios, de pasar un rato agradable junto al resto de invitados y picando, por aquí y por allá, de platos con raras combinaciones, sorprendentemente deliciosas a la vez. Así que nos es de extrañar que en nuestra futura boda invirtamos en él. La recomendación que os hacemos. En tal caso, sin desmerecer la importancia de un buen tentempié, estad atentos al menú de boda que elegís.

Cuanto mayor sea vuestra inversión en esta primera parte, menor debería serlo en la segunda. Siempre habrá quien se quede con hambre, pero a grandes rasgos, seguro habréis acertado y vuestros invitados se irán, al final de la fiesta, satisfechos y con la barriga llena.

PARA TU BODA NO TE OLVIDES DE…

Higiene: Las bodas son largas e intensas, así que ¡Se suda!

Haga el tiempo que haga, ya sea un día soleado o un día lluvioso, en las bodas se suda. Esto provoca que en las fotos salgan algunos rostros relucientes por el sudor y empeorar algunas fotos. Esto es normal, porque el alcohol, el festejo y por la intensidad con la que se vive una boda hace que sudemos, haga frió o no. 

Tendremos de preparar los lavabos y alguna habitación o sala con toallas, toallitas, colonias y un armario para que los invitados puedan dejar segundas mudas si lo desean. Con esto garantizaremos que aquellos invitados que quieran refrescarse, asearse un poco o cambiarse puedan hacerlo sin complicaciones, mejorando la comodidad de ellos.

Si eres un invitado no te olvides de llevar una colonia de pequeño formato en la americana o en el bolso, porque quizás te sientas incomodo si empiezas a oler mal. ¡No re preocupes tampoco! Un día es un día, y todo se perdona y se permite en un evento como este.

El maquillaje, quizás sea mejor tomar precauciones

Siempre queremos estar relucientes para el día de nuestra boda. En las bodas muchas nos maquillamos más que nunca. Un viejo consejo que siempre lo tenemos en mente es: “Más vale prevenir que después curar”. Como hemos dicho en el anterior punto, por los calores se puede llegar a estropear mucho nuestra belleza por culpa del maquillaje. Esto hace que nos replanteemos si es necesario aplicar grandes esfuerzos a la hora de maquillarnos. Quizás seria más conveniente maquillarnos de una manera más sutil y llevar encima un estuche de maquillaje de tamaño reducido para ir retocando-nos durante la fiesta. 

Si eres de las que opina que en un día como este es de uso obligado maquillarnos por todo lo alto, utiliza productos fijadores para combatir el deterioro del maquillaje, ya que en un evento tan intenso y festivo como este, te va a hacer falta sin duda.

Es importante llevar consigo un espejo de bolsillo para ir supervisando el estado de nuestro maquillaje y estar tranquilas y calmadas. No llevarlo encima hará que muchos piensen que tenemos un problema de orina por ir tantas veces al lavabo, ya que todas, podemos encontrarnos inseguras con un maquillaje espeso en el momento en el que empiezan los calores.

Es importante incluir en el estuche de maquillaje un poco de laca y un cepillo que nos pueda ayudar a corregir ese peinado que tanto nos ha costado en la peluquería. De todos modos, estate tranquila, porque en este día no serás la única que va a acabar la boda con el aspecto totalmente deteriorado… Incluso si fueras la peor parada, eso quedrá decir que has vivido la boda como ninguna y te llevarás contigo un recuerdo que nunca olvidarás, y además no te preocupes, porque los demás invitados no recordarán ni mucho menos tu aspecto final ¡Todos somos protagonistas! ¡Las copas convierten las imágenes nítidas en borrosas!

Los pies. Estrenando zapatos para la ocasión

Aquí acabamos todas en la misma trampa. Los zapatos nos vuelven locas, y en una boda encontramos la ocasión perfecta para poder-los vestir por fín. Esos zapatos tan bonitos, tan llamativos que vemos en la tienda, y que aprovecharemos para comprarlos para este evento, lo que tenemos de dar por garantizado es que serán los más incómodos. ¡Pero somos así! ¡Ha quien le guste lucir tendrá que sufrir! 

Importante:

– Trae algún producto contra las ampollas. Seguro que aparecerán porque estamos estrenando unos zapatos muy ortopédicos. En cualquier farmacia encontraremos productos para combatir las ampollas.

– Plantillas para acomodar el talón: Existen un tipo de plantillas para acomodar el talón, son especiales para los zapatos de fiesta ¡Pregunta en tu zapateria de confianza!

– Lleva en el bolso unos zapatos de emergencia. Si a altas horas ya no puedes más, es el momento de cambiar el calzado, las copas harán que nadie se de cuenta, y a esas horas, si quieres continuar bailando tendrás que llevar contigo unos zapatos de emergencia.

El estomago va a ser el campo de una dura batalla

Cócteles, tentempiés, bebidas, cerveza, dulces, pastel, marisco, carnes… Nunca habrás comido tanto como enrestaurante de  bodas, por tanto asegurate de llevar por si las moscas algo contra la acidez estomacal.

CONSEJOS DE ÚLTIMA HORA PARA TU BODA

Desde el blog de Restaurante Bodas queremos darte algunos:

CONSEJOS DE ÚLTIMA HORA PARA TU BODA

1. Los agradecimientos son de uso obligado
Es muy difícil para los novios poder atender y agradecer debidamente a todos los asistentes a su boda como se merecen. Los novios se encuentran eufóricos y no hay que tomar-les en cuenta que no nos prestarán mucho caso. Su estado de nervios, alegria y intensidad les impedirá poder agradecer a todos los invitado.

Un buen consejo para los novios una vez transcurrida la boda es el siguiente:

– Unas tres semanas posteriores a la ceremonia seria ideal enviar una tarjeta de agradecimiento a todos esos invitados que asistieron, y así, el matrimonio conseguirá establecer alianzas muy fuertes con los allegados tanto de una parte como de la otra (la parte del novio y la parte de la novia)

2. Haz participe de la planificación a algún familiar o amigo de la máxima confianza
Es muy fácil ver-se superado en la organización de una boda. Tendrás de gestionar múltiples proveedores, tu restaurante de bodas, el chófer, el hotel, la florista, el espectáculo, el DJ… Además de planificar todo esto, cada vez que estés más cerca de la boda estarás más nerviosa o nervioso. Todos nos encontramos con esta situación una vez nos encontramos a las puertas de nuestra boda. Así, que si no tienes dinero para una Wedding Planner, confía en algún amigo para que te ayude a coordinarlo todo. El lo hará con mucho gusto, y podrá contar contigo es día en el que se vaya a casar, porque tu estarás allí para ayudarle como el te ayudo a ti.

3. Que sea tu padre o tu madre la que planifica los pagos
Casi todos los pagos del evento se producen un día antes de la boda, cuando los novios están más nerviosos. Nuestros padres disponen de años de experiencia a la hora de gestionar la economía familiar. Sería bueno contar con ellos para planificar los pagos, guardar el dinero, contactar con los proveedores, negociar ciertos pagos y tarifas (muchas veces, los novios tienen un capricho y priman más su deseo que el coste económico)…

4. Viaje de luna de miel
Asegúrate dos semanas antes de la boda de tener todo preparado para el viaje. La documentación legal, las maletas, la agencia de viajes, el hotel, el transporte, las tarjetas de crédito… Si no lo tienes preparado dos semanas antes, lo que te podemos garantizar, es que los 10 días anteriores de la boda son ¡Caos y destrucción! porque casí siempre algo fallará y tendremos que dedicar esfuerzos en arreglarlo…

5. ¡Disfruta de un buen desayuno el día de tu boda!

Si no desayunas bien el día de tu boda no tendrás la energía necesaria para afrontar la celebración con las pilas cargadas, y desperdiciarás un día tan especial como este. Muchas tenemos miedo a que el vestido  nos siente mal, y los nervios nos impediran comer. Es necesario hacer un esfuerzo y desayunar como dios manda, incorporando hidratos de carbono, proteinas y vitaminas. ¡Es preferible ayunar un dia una semana antes de la boda para eliminar la retención de liquidos que el mismo día o un día antes de la boda!

TRUCOS PARA EL PERFUME DE TU BODA

 
En este post de Restaurante Bodas ocho trucos o consejos para aumentar la durabilidad aún más del perfume del día de la celebración de tu boda:
perfume.novia_
  1. Intenta seguir una misma linea aromatica entre tu gel y loción de ducha con el perfume. Esto potenciará el aroma del perfume, a diferencia de si el aroma del jabón de ducha es totalmente opuesto.
  2. Existen varios puntos clave de tu cuerpo donde aplicar el perfume, las zonas optimas son en la parte inferior de la muñeca, en las articulaciones de los brazos (codo y axila), en la cabeza (en la parte inferior de las orejas) y en el pecho.
  3. También es importante aplicarlo alrededor de todo el cuello en el abdomen y en la parte lumbar de la espalda.
  4. Cuando apliques el perfume al cabello toma precauciones: Aplica-lo a cierta distancia y con cierta moderación, siempre habrá que aplicarlo una vez tengas el cabello totalmente limpio, desengrasado y seco. (Antes de peinar)
  5. Vigila con no estropear el vestido por culpa del perfume. Aplica el perfume estando desnuda, antes de vestirte.
  6. Aplica el perfume en su justa medida. Ni poco ni mucho. Mucho puede perjudicar ya que puede molestar a los de tu alrededor.
  7. Si la boda es en tiempo veraniego usa agua de colonia, no tan intesa ya que el calor potencia el perfume. Toma también esta precaución si el día será especialmente húmedo.
  8. Recuerda que el efecto del perfume es de máximo 8 horas, ¡Así que trae munición!

Consejos a tener en cuenta si estrenas perfume:

perfumes-novias-boda-22-295x167

  1. El perfume no siempre huele igual. Depende de donde se aplique olerá de una manera u otra. Así que no te enamores simplemente oliéndolo directamente desde la botella, aplica-lo a tu piel primero.
  2. Así que antes de comprarlo ya sabes, aplica-lo en tu piel para ver que aroma produce. ¡Pero tendrás de esperar unos minutos para poder hacer el test! Ya que en los dos primeros minutos el perfume es muy intenso y no podrás apreciar bien el olor.
  3. Prueba máximo 3-4 perfumes al día. Porque si no, no podrás diferenciarlos.
  4. Antes de comprar, recopila algunas muestras y prueba-las en tu día a día ¡Seguro que te alagan más con uno que con otro!

Tanto si eres la novia como el novio, estos consejos te ayudarán a escoger el perfume que realmente necesitas.

FOTOS IMPRESCINDIBLES DE TU BODA

Nuestra boda es un día tan especial, y por eso lo viviremos de una manera muy intensa, abrumada por todo lo que te tocará vivir ese día muchos de los pequeños detalles se te pasarán por alto. Para ello es necesario disponer de un fotógrafo profesional. Un fotógrafo o un cámara que pueda inmortalizar tales momentos para que nunca olvides este día tan especial. Además, a los novios hay muchos momentos que se le pasarán por alto, y uno de sus mejores momentos, será, al regreso de la luna de miel, ver todo el reportaje fotográfico de la boda, para conocer todos aquellos detalles que se perdieron.

vestidonovia

Seria importante que el fotógrafo te acompañara de principio a fin, como por ejemplo en el momento en que te visten el vestido de novia, el momento en el que sales de casa, como entras en el coche, como sales del coche y te diriges a la iglesia… Todos estos detalles forman parte del día de la celebración de tu boda. Es importante, reservar un lugar VIP en el álbumde fotografías para el vestido de novia, que tantas miradas acaparará.

Es importante reservar un lugar en el aálbumpara todos los detalles: Las flores, el ramo, los anillos, los invitados, la iglesia… ¡Todo! Gracias a este tipo de fotografías recordaremos con facilidad el resto de nuestras vidas este día tan singular.

00359304

Los peques de la boda: También habría que fotografiar a los más peques, ellos introducirán los detalles más tiernos de nuestra boda en el álbum de bodas.

Es importante fotografiar primeros planos de los novios en momentos puntuales, momentos para el recuerdo y llenos de emoción, como por ejemplo cuando la novia entra en escena (en la iglesia) seria conveniente fotografiar un primer plano al novio, ya que en su cara se reflejará la emoción y la ilusión de ver a la novia por primera vez durante el día que empezará el matrimonio.

Justo después de la ceremonia, en la salida de la iglesia, se desprenderán momentos de júbilo y festejo muy importantes para ser inmortalizados con el cámara o el fotógrafo. El arroz sobre los novios, el confeti, las caras de alegría… Una de las mejores fotografías de nuestras vidas.

No es ningún secreto, que el momento más elevado de la boda, se produce durante el beso. En este momento el fotógrafo tiene de transmitir a sus fotografías toda la ternura y pasión, que se respirará en estado puro durante la ceremonia.

Es importante incluso fotografiar detalles como los platos del restaurante de bodas, los anillos, los ornamentos florales…

La segunda parte del álbum es la más divertida

Hasta ahora las fotografías tenían de ser tiernas y apasionadas, pero una vez realizado el banquete de bodas toca vivir los momentos más divertidos y los que darán que hablar, como el baile, las risas y los juegos. Es importante inmortalizar todos estos momentos para escenificar en el álbum la intensidad de día de la boda.

Photography by Craig Mitchelldyer www.craigmitchelldyer.com 503.513.0550